domingo, 30 de agosto de 2015

Preparación de los Rosquetes de Anís y Limón

Buenos días amig@s!!
Como de dulce están disfrutando del fin de semana??

Bueno, por si aún, no se han deleitado con nada dulce. Aquí les voy a explicar el procedimiento de hacer unos fantásticos Rosquetes de Anís y Limón, para que disfruten de una dulce tarde.
Se que al principio de mis publicaciones, he puesto una entrada con este mismo plato de pastelería, pero siempre que alguien me pregunta "Y como es la receta?".. Pues como han sido muchos a los que les interesa. Aquí les muestro mi forma particular de hacerlo.

Como pueden comprobar, los ingredientes son muy sencillos, que en cualquier hogar se puede encontrar.
Harina, azúcar, aceite, leche, anís, limón, sal, huevo y bicarbonato.
Ni trampa ni cartón. Eso si, el ingrediente secreto, sólo lo pueden poner cada uno de ustedes, que es ponerle mucho cariño y amor al realizarlo!

Es preferible hacer la masa manualmente. Batimos un poco el huevo con los líquidos y el azúcar. Después incorporar todo lo seco poco a poco, que se vaya integrando bien a la mezcla. Yo suelo machacar con el mortero el anís en grano, así evito que se queden las semillas enteras, pero si quieren pueden añadirlas tal cual.
El limón, sólo aprovecharemos la ralladura,
Hay que dejar reposar la masa tapada, como unos 20 minutos. Para que se asiente.

Después ya es formar los rosquetes. Preferiblemente, untarse las manos con aceite a medida que los vayan formando y poner a calentar el aceite en la sartén. Yo suelo hacerlos todos, ya que a la hora de ir friéndolos, se hacen en nada y enseguida hay que darles la vuelta. Tampoco les viene mal que vayan reposando cerca del calor del fogón. Les ayudará a crecer una vez se frían.

Recuerden que el aceite ha de estar caliente, pero no humeante, porque si no, lo que consiguen es quemarlos y quedarse crudos por dentro. y eso, queda muy feo.

Una vez fritos todos, y dejados en una bandeja con papel, para que absorba el exceso de aceite. Preparamos un almíbar denso.
Ya sólo queda bañarlos en ese almíbar y dejarlos enfriar muy bien antes de guardar. yo los suelo meter en una lata o fuente con tapa, lo más hermético posible.



Y ya sólo queda disfrutar y saborear de ésta delicia en buena compañía y café!!

Espero que es haya gustado mi receta y no olviden de dejar sus comentarios y/u opiniones. También pueden seguirme a través de mi página del Facebook!

2 comentarios: